El comisario Villarejo estuvo seis meses infiltrado en Los Sabandeños

El nombre de José Manuel Villarejo lleva vinculado a las investigaciones y los escándalos más sonados desde hace tres décadas. Ahora, mientras permanece recluido en la prisión de Estremera, vuelve a estar de actualidad por las grabaciones realizadas a la hoy ministra de Justicia, entonces fiscal, Dolores Delgado, y al juez Baltasar Garzón en el transcurso de una cena privada. La repercusión ha llevado a varios miembros del grupo folklórico Los Sabandeños a identificar a este hombre como un integrante, si bien fugaz, de la banda, en la que presuntamente estuvo infiltrado durante seis meses en el año 2008.

Amparado, según parece, en el hecho de que dos de cada tres sabandeños no se conocen entre sí, Villarejo estuvo todo ese tiempo tocando el cuatro venezolano con discreción y modesto acierto, acompañando al grupo en la grabación del disco “Lo que da la parra”, según se especula para averiguar qué es lo que da la parra y adjuntarlo a su dossier privado sobre la agrupación musical isleña. También se cree que pudo refugiarse en el folklore canario para desaparecer del mapa tras algún asunto turbio en Madrid. “Era un señor callado, pero daba la talla tocando el cuatro y aquí somos gente de ir de parranda pero no metiéndonos en la vida de nadie”, señalan allegados a la formación musical.

Otras fuentes cercanas a Los Sabandeños que prefieren mantenerse en el anonimato muestran su preocupación, “porque si nos ha grabado en las comidas cuando ya íbamos con una cuarta vino, estamos apañados”, en referencia a las célebres e hilarantes imitaciones de Elfidio Alonso de diferentes personajes de la vida política del Archipiélago.

Estas mismas fuentes creen que es muy probable que Villarejo sea invitado a participar en el próximo disco de recopilación, “porque cuando uno es sabandeño, lo es para toda la vida, con independencia de que pertenezca o no a las cloacas del Estado”.

Maruca Johnson

Incisiva ante la actualidad desde que el cardado empezó a destruir la capa de ozono. Discreta a la par que elegante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conectar con Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para obtener mayor información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close