“Honorachu”, el extraño pokémon que sólo puede cazarse en Tacoronte

Si es usted fan del juego Pokémon Go! y vive en Tenerife, quizá le interese saber que la afición tacorontera cuenta con el aliciente de intentar capturar un nuevo pokémon raro: Honorachu.

Después de recibir la nota de prensa de Nintendo, este humilde plumilla tuvo a bien ponerse en contacto con Rodrigo Páez, experto en la famosa saga de videojuegos y residente en el Realejo bajo. Don Rodrigo tuvo a bien citarnos en un conocido bar de la carretera general del norte, donde, puro palmero en ristre, nos explicó los detalles de este nuevo “pocket monster”.

Honorachu es un pokémon tipo roca –sub-especie “silestone”- que se caracteriza por una apariencia de tonique cuyo exterior presenta una tonalidad engañosamente morado-rojiza. Sin embargo, bajo la piel alberga un organismo de intensos colores que van del azul al pardo. Vive habitualmente en las nubes, donde intenta construir una madriguera en forma de castillo. Sin embargo y paradójicamente, su organismo no le permite alimentarse en ese entorno aéreo, por lo que rápidamente evoluciona, en la mayor parte de los casos, a una especie denominada Cocachu, mutando su tonalidad a un auténtico color azul y pegándose bien a la tierra.

“Honorachu” –nos aclara el señor Páez- “es un pokémon muy territorial. Cada uno tiene la idea instintiva de que su dominio es toda la isla, aunque rara vez salen del municipio. Un ejemplar recién nacido rápidamente alza el vuelo hacia las nubes, pero el vacío de los cielos y el hambre que pasen les hace buscar rápidamente entornos más propicios. Un estímulo externo en la forma de alimento o una madriguera-echadero más o menos segura, acaba desencadenando la transformación de forma inexorable. Créame, amigo Mobutu, cuando le digo que el Honorachu de hoy es el Cocachu de mañana”, concluyó, no sin antes hablarnos de un nuevo pokémon raro, aparecido en la zona de Aguere: Corrander, con la capacidad de adoptar cualquier tonalidad del espectro cromático.

Mobutu Vladimir Gunnarson

Nacido en el puerto de la Luz, de padre islandés y madre zaireña, siendo su abuelo un soviético (nada de ruso, dice el viejo) que visitó el Congo junto a los barbudos del "Che" Guevara. Semejante potaje genético no ha impedido que me sienta más canario que el cherne y más isleño que el piche, proclamando con orgullo aquello de que "yo nací en el África y por eso mi piel es negra..."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conectar con Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para obtener mayor información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close