“La Gomera me llama pero Casimiro ni me mira”

Los paisajes y las gentes de La Gomera han sido fuente inagotable de inspiración para el polifacético artista Leo Llorera
Los paisajes y las gentes de La Gomera han sido fuente inagotable de inspiración para el polifacético artista Leo Llorera

“La Gomera me llama pero sus políticos no me escuchan”. Con esta contundente frase empezó la rueda de prensa que el cantautor, cineasta, pintor y dactilógrafo Leo Llorera concedió en su casa de la isla colombina. Llorera, que siempre se ha definido como artista polifacético de dimensión ilimitada, lamentó profundamente el desdén con el que la clase política gomera acoge sus propuestas.

“Si me dejaran, si me escucharan, pondría la isla al más alto nivel en lo que a cultura se refiere. Sería como César Manrique para Lanzarote o Woody Allen para Nueva York. Pero Casimiro ni me mira” sentenció Llorera, que se manifestó profundamente preocupado por la pérdida de la identidad gomera. Según el artista las orquestas están dejando entrar ritmos que para nada corresponden a las tonadas tradicionales que se interpretaban en verbenas, bodas y bautizos. Por ello intentó que los ayuntamientos de la isla y la Consejería de Cultura del Cabildo promulgaran reglamentos de ordenación y estandarización de la orquesta gomera basándose en un tratado sobre el tema escrito por el polifacético creador.

Llorera se hizo famoso a principios de los setenta como líder del grupo “Brisas de Chipude”, una formación que marcó a una generación que despertaba a nuevas sensaciones y aires de libertad con discos como “Ay, Garajonay” o “Tirinininai con sentimiento sumo”. El éxito permitió al por entonces únicamente cantautor convertirse en un referente dentro del panorama cultural gomero y lanzarse a nuevos proyectos.

Durante la rueda de prensa el artista enumeró una larga lista de ejemplos de su trabajo: decorador de guachinches, diseñador de alfombras para las fiestas del Corpus, confeccionador de trajes para la reina del carnaval en todas sus categorías, coreógrafo de comparsas, letrista de coros polifónicos de la tercera edad, montador de belenes vivientes… la enumeración se prolongó durante un cuarto de hora, pasado el cual Llorera sentenció diciendo que “ésos eran sus poderes”.

Mil proyectos en el portátil

El artista continuó cargando nuevamente contra los políticos gomeros. “Como el gran Carlitos, que llevaba mil tangos en el alma, yo llevo mil proyectos en el portátil. Con ellos la isla sería imparable, pero ellos no me escuchan. Sé que mi gente me necesita y que están dispuestos a darme el reconocimiento que merezco, pero los dirigentes no me valoran. Ellos se lo pierden.”

Mobutu Vladimir Gunnarson

Nacido en el puerto de la Luz, de padre islandés y madre zaireña, siendo su abuelo un soviético (nada de ruso, dice el viejo) que visitó el Congo junto a los barbudos del "Che" Guevara. Semejante potaje genético no ha impedido que me sienta más canario que el cherne y más isleño que el piche, proclamando con orgullo aquello de que "yo nací en el África y por eso mi piel es negra..."

One thought on ““La Gomera me llama pero Casimiro ni me mira”

  • 21 Enero, 2013 at 12:30
    Permalink

    Y lo que deben sufrir todos los “Leos Lloreras” que tenemos en las islas…..

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conectar con Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para obtener mayor información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close