Un curso explicará a los comerciantes del Rastro la diferencia entre antigüedades y basura

Ocurrió el pasado domingo. Un transeúnte confundió un camión de la basura aparcado en las inmediaciones del Mercado Nuestra Señora de África con un puesto del rastro de Santa Cruz e intentó comprar dos bolsas de lo que pensó que eran artículos vintage. La anécdota ha llevado al ayuntamiento a iniciar un curso informativo sobre el perfil de las mercancías susceptibles de venderse en el popular mercadillo.

“Todos somos conscientes del irreistible placer de comprar enchufes quemados, figuras de porcelana sin brazos o zapatos usados”, declara Antonio Nuño, director del rastro de Santa Cruz, ” pero conviene no dejarse llevar por el entusiasmo y meditar la compra.” Y es que, aunque una caja de arretrancos volcada en mitad de la calle sigue teniendo para el santacrucero medio un poderoso atractivo, se aconseja seguir unas pautas en la compra a fin de evitar sorpresas desagradables.

Nuño avanza unas claves: “Es fácil confundir una silla clásica estilo Luis XV con una tabla podrida de las que encontramos cada domingo en el rastro -al fin y al cabo son cosas viejas-,  por eso intente buscar alguna fecha -aunque sea escrita a bolígrafo o intente obtener información del comerciante mirándolo directamente a los ojos. Muchas de las antigüedades que decoran mi casa me las ha vendido un joven de Ofra.”

Además el curso contará con los siguiente módulos.
-Revistas y erotismo gráfico: ¿qué son esas manchas?
-Muñecas sin cabeza: ¿dormirá siempre mi hija con la luz encendida?
-Tus bragas pueden ser de otra.

Michael Littlecop

Policía retirado.

4 thoughts on “Un curso explicará a los comerciantes del Rastro la diferencia entre antigüedades y basura

  • 28 noviembre, 2012 at 11:00
    Permalink

    Esta vez se han salido. No he podido parar de reír. Gracias por la risoterapia gratuita.

    Reply
  • 28 noviembre, 2012 at 18:19
    Permalink

    Oh, my God! deberían hacer los cursos para los turistas. Muchos nos bajamos del crucero y entre que nos venden auténtica shit como vintage y nos roban la cartera y la cámara de fotos, terminamos con auténtica ansiedad. Por si fuera poco, el crucero está sólo ocho horas como máximo, así que no nos da tiempo a presentar la denuncia. Al menos que nos instruyan para no comprar shit y que sólo nos roben la cartera. Eso sería un aliciente para el turismo.

    Reply
  • 1 diciembre, 2012 at 18:16
    Permalink

    El rastro es repulsivo. Jamás iría a comprar ahí.

    Reply
  • 28 junio, 2013 at 11:34
    Permalink

    Me pasó el otro día cuando salí a sacar la basura, se me cayó al suelo y antes de que me diera tiempo de recogerla un turista le puso precio a todo. Y encima pretendía regatear.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conectar con Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para obtener mayor información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close