Una Comunidad de Vecinos en Gran Canaria vive un conflicto internacional con una ex-República soviética

Según ha podido saber El Baifo Ilustrado a través de un conocido de un amigo de un primo hermano del cuñado del vecino de arriba de uno de nuestros redactores, una Comunidad de Vecinos de Gran Canaria, y que por ahora prefiere mantener el anonimato, se encuentra inmersa en una reclamación judicial que ha llegado hasta la Comisión para la Defensa del Comunero de la ONU.

Puestos al habla con el representante de los vecinos, sabemos que todo comenzó cuando hace 3 años se instaló en el entresuelo del edificio, un inmueble de 4 pisos con dos vecinos por planta, el consulado de una república que tiempo atrás formó parte de la Unión Soviética.

Para Francisca G.H, presidenta de la comunidad, la historia se resume así:

Vecino del edificio con los papeles del visado en la mano.
Vecino del edificio con los papeles del visado en la mano.

“Estos señores, llegaron con promesas de arreglar y adecentar la escalera ya que era el acceso al consulado y querían dar buena imagen. Para obtener el permiso de la comunidad renunciaron a utilizar el ascensor, que ya tenía sus años, para que no tuviese sobrecarga de trabajo. Todos estuvimos de acuerdo ya que nos pareció una contraprestación justa.

Pero hace nueve meses, el ascensor se estropeó, y el coste de arreglarlo se hace inviable para una comunidad pequeña, y mas en estos tiempos que corren en los que no sobra ni un euro a fin de mes.
El ascensor se clausuró y los vecinos comenzamos a utilizar la escalera para acceder a nuestras viviendas… y ahí comenzó el problema.
Para cruzar el entresuelo hace falta acercarse a la puerta del consulado, y parece ser que las convenciones internacionales reconocen como territorio soberano el suelo ocupado por una representación diplomática en el extranjero, y este suelo, según los estatutos de la comunidad, incluye la zona de la escalera que se encuentra frente a la puerta”.

 

Al día siguiente de haber clausurado el ascensor, el consulado, a través de una orden trasmitida desde su embajada en España, instaló un puesto de control fronterizo, pequeño, debido a la estrechez propia de la escalera, por la que se solicita el pasaporte y la obtención de un visado para poder cruzar por este trozo de territorio.

“Todos estuvimos de acuerdo en presentar el pasaporte” -comenta Francisca, representante de los vecinos afectados- “pero el visado nos cuesta 5 € por persona, y solo dura 24 horas. Además, cuando volvemos de la compra hemos de rellenar un cuestionario y permitir que examinen las bolsas.

Vecinos esperando la llegada del furgón de reparto del supermercado para aprovisionarse desde los balcones.
Vecinos esperando la llegada del furgón de reparto del supermercado para aprovisionarse desde los balcones.

Algunos vecinos han optado por descolgar una cesta desde la ventana para subir los alimentos, pero solo podemos hacerlo durante la noche, porque en horario de oficina el personal de seguridad vigila también la ventana.
Se que hay una pareja, los del 3º izquierda, que solo salen una vez a la semana porque no pueden pagar el visado, y un señor del 4º derecha, que se enfrentó al agente de aduanas por no dejarle ir a tirar la basura si no mostraba primero el contenido, que no puede salir del edificio porque figura en busca y captura por haber insultado al cónsul, por lo que sería detenido al cruzar el entresuelo.

Hemos recurrido al Ayuntamiento pero alegan que escapa a sus competencias, y desde el Ministerio de Asuntos Exteriores nos indican que las reclamaciones internacionales son un proceso largo y delicado. Sólo nos queda recurrir a la ONU para que envíe un observador que permita encontrar una solución al asunto.

Hemos solicitado la presencia de Kofi Annan, ex-Secretario General de Naciones Unidas, porque sabemos que acaba de dimitir como mediador en Siria y además se da un aire entre Morgan Freeman y Samuel L. Jackson que tiene a todas las vecinas como locas de poder sacarse unas fotos y presumir con las amigas, pero aún no nos han contestado”.

 

 

Cöco De la Emme

昔昔あるところに、名前のない怪物がいました。 怪物は名前が欲しくて欲しくてしかたありませんでした。 そこで怪物は度に出て名前を探すことに出ました。 でも世界は広いので。。。怪物は二つに別れて度に出ました。 一匹は東へ。もう一匹は西へ。 東へ行った怪物は村を見つけました。村の入口には鍛冶屋がいました。

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conectar con Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para obtener mayor información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close