Una partida de Apalabrados desencadena una trifulca entre dos viejos amigos

Captura de pantalla de uno de los teléfonos móviles intervenidos por la Benemérita

Cuando a Antonio G. L, de 40 años de edad y vecino de Tacoronte se le ocurrió desafiar a su amigo de casi toda la vida Juan Luis L. P. a una partida del popular juego de palabras cruzadas no podía imaginarse las fatales consecuencias que le acarrearía. Hace tres días, el primero de ellos localizó al segundo en la lista de contactos que utilizan el juego para plataformas móviles y redes sociales, así que inició una partida contra el mismo. Pocos minutos después Juan Luis respondió con una nueva jugada que dio pie a la continuación de la partida, la cual se siguió desarrollando por los cauces habituales de cualquier enfrentamiento en Apalabrados. Fue cuando Antonio jugó la palabra ‘AÑORAIS’ cuando se produjo una reacción inesperada de su amigo, dando lugar al siguiente intercambio de pareceres a través del chat del programa, que figura entre las pruebas recogidas por la Guardia Civil y al que ha podido tener acceso El Baifo Ilustrado:

Juan Luis: Añorais? Pero qué te pasa? Te has vuelto godo?

Antonio: Eh? Es una palabra como cualquier otra, qué más te da?

Juan Luis: No señor! Estamos jugando entre canarios, y jugamos con palabras canarias!

Antonio: A ti lo que te jode es que con la ñ triple y la palabra doble hice 86 puntos, no me vengas con tonterías.

Juan Luis: Tú lo que eres es un renegado! Ahora te da vergüenza decir ustedes? Es que vosotros los canarios…

Antonio: Mira quien viene a hablar, el que lleva ocho años viviendo en Madrid, no te jode!

Juan Luis: Y qué tendrá eso que ver?

Antonio: Tú mismo, si quieres seguimos jugando, y si no adiós muy buenas.

Juan Luis: Venga seguimos. Pero ni un godismo más, eh?

Antonio: Ya veremos…

La partida fue retomada por ambos contendientes con aparente normal, pero tan solo cinco jugadas más tarde, Antonio no desaprovechó la ocasión de colocar una Z formando el vocablo ‘ASAZ’, además con triple puntuación. Como era de esperar, la manera en la que se lo tomó su competidor no fue precisamente sosegada:

Juan Luis: Asaz? asaz? qué coño es eso? Mira el agodado desleal de mierda este…

Antonio: Anda y te que den! Yo juego las palabras que me dan la gana!

Juan Luis: Fijo que el nota hasta lo dice así: asaZ, como madriZ. Para esto se sacrifica uno viniéndose a la metrópoli, para que los que se quedan en Canarias sean unos traidores desleales a su habla!

Antonio no respondió y dio por concluida la partida, al parecer con la intención de pasar página y olvidar lo antes posible ese desagradable incidente con el que había sido su amigo desde hacía casi treinta años. desde que se conocieron en el colegio. Sin embargo, al día siguiente alguien llamó a la puerta de su casa, y al abrir su sorpresa fue mayúscula al encontrase a Juan Luis, el cual según algunos testigos no saludó y simplemente le dijo “¡Te voy a fundir a trompadas! ¿Todavía entiendes lo que es eso?” antes de comenzar a golpearle. Ambos se enzarzaron en una brutal reyerta a golpes sin que los vecinos del primero pudieran mediar para separarlos, hasta la llegada de los agentes de la Guardia Civil que pusieron orden en el lugar y detuvieron a ambos. Las investigaciones del instituto armado habrían revelado que Juan Luis L.P, nada más interrumpirse la partida de Apalabrados, habría adquirido un billete de avión para desplazarse desde la capital de España a Tenerife, por lo que es de esperar que en el juicio el ministerio público solicite que se tenga en cuenta el agravante de premeditación.

Mientras tanto, varias instituciones públicas de las islas al parecer se habrían puesto en contacto con la compañía de desarrollo responsable del juego para solicitarle que cree versiones del mismo adaptadas a las diferentes variedades de la lengua española.

Antolín Fernández

Natural de Kaimonkawashiri, una pequeña localidad costera de la prefectura nipona de Kagoshima. Sus orígenes canarios (sus abuelos paternos procedían de Fuencaliente) le hicieron destacar desde pequeño en la comunidad. A los 16 años ganó un concurso nacional de literatura con un poemario de haikus en los que exaltaba los paisajes y las costumbres de Canarias. Gracias al premio pudo visitar por primera vez la tierra de sus ancestros. Tras licenciarse en Ciencias de la Información en la Universidad de Chiba se establece definitivamente en Canarias, donde compagina sus colaboraciones con El Baifo Ilustrado con un floreciente negocio de importación de maneki nekos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conectar con Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para obtener mayor información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close