Ya no habrá gofio del zurrón para todos

Muy poca gente conoce su identidad, pero Ceferino Perdomo es el campesino protagonista de los populares versos de la isa El zurrón del gofio. Ha sido el propio Ceferino el que ha contactado personalmente con El Baifo Ilustrado para dar a conocer a la sociedad su dramática situación:

“Han sido muchos años, que digo años, décadas, tostando y moliendo el gofio yo solo, bueno, a veces me ayudan mi mujer y mi hijo el mayor, y llevándolo por todos los pueblos de las islas cada vez que hay una fiesta o una romería, pero mire, ya no puedo más. La gente se cree que el millo me lo paga el Gobierno, pero que va, es todo de mi cosecha y nadie me da un duro por él. Cuando empecé con esto iba con un burro que le daba un poco de agua y forraje y tan feliz que estaba, pero claro, luego se corrió la voz, me llamaban de todas partes, y tuve que comprarme una camioneta. Y al precio que está ahora la gasolina y los pasajes de ferry entre islas ya no me compensa.”

Así ha quedado el zurrón, que no ha podido mantenerse ajeno a la coyuntura económica que atravesamos

Ceferino también se lamenta de la relajación de costumbres y maneras en la sociedad canaria: “Antes la gente te daba las gracias cuando les dabas una pellita de gofio y daba gusto ver como se lo metían p’adentro con un buen buche de vino, ahora casi que te lo quitan de las manos sin saludar siquiera. La juventud de hoy ya no tiene respeto por nada. Ya lo que me pone malo es que en la fiesta de Los Indianos que hacen en Las Palmas usan el gofio como si fueran polvos de talco. Eso no, hombre, eso no.”

Preguntado sobre si no había considerado otras alternativas antes de retirarse, así nos respondió: “Claro, al principio empecé a cobrar algo simbólico, cincuenta céntimos por cada pella, una pella bien generosa, no se crea, podían comer dos personas con cada una, pero que va, la cosa está muy mal y nadie me lo compraba. Y si a eso le añade la cuota de autonómo, el IGIC que lo acaban de subir, lo que le tenía que pagar al asesor fiscal… que va, no había manera, terminaba perdiendo dinero. Yo me vuelvo p’al campo con la familia y sigo moliendo, también hago unos quesos con las cabritas que tengo y planto unas papas, pero todo se queda en casa. Bastante tengo ya con el gorrón de mi cuñado que viene a llevarse algo de vez en cuando y ni siquiera me ayuda a limpiar el corral.”

Es de esperar que la Consejería de Cultura del Gobierno de Canarias emita en los próximos días un comunicado pronunciándose sobre esta nueva merma que padece nuestro acervo cultural. Los ciudadanos están desamparados e indefensos, pues si quieren gofio ya no tienen a quien pedirlo.

Antolín Fernández

Natural de Kaimonkawashiri, una pequeña localidad costera de la prefectura nipona de Kagoshima. Sus orígenes canarios (sus abuelos paternos procedían de Fuencaliente) le hicieron destacar desde pequeño en la comunidad. A los 16 años ganó un concurso nacional de literatura con un poemario de haikus en los que exaltaba los paisajes y las costumbres de Canarias. Gracias al premio pudo visitar por primera vez la tierra de sus ancestros. Tras licenciarse en Ciencias de la Información en la Universidad de Chiba se establece definitivamente en Canarias, donde compagina sus colaboraciones con El Baifo Ilustrado con un floreciente negocio de importación de maneki nekos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conectar con Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para obtener mayor información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close