Sanidad cierra un piso de estudiantes en Tafira

El estado de la cocina horrorizó a los técnicos del Gobierno de Canarias.
El estado de la cocina horrorizó a los técnicos del Gobierno de Canarias.

A instancias de una denuncia de la Comunidad de Propietarios del edificio Artemisa, en Tafira, la Inspección Sanitaria del Gobierno de Canarias ha procedido a clausurar un piso de estudiantes tras comprobar que la fuerte insalubridad de la vivienda comprometía su habitabilidad y la salud de sus inquilinos y vecinos. Los tres jóvenes ocupantes del inmueble, Yeray R. S., Abraham F. G. y Roberto H. J., ya han sido realojados con abuelas de acogida, con quienes permanecerán hasta que la casa sea correctamente higienizada y superen varios cursos para evitar volver a caer en estas conductas.

Los miembros del equipo que visitaron la casa describen un escenario dantesco de suciedad y desorden, “con cajas de pizza hasta donde la vista alcanzaba, latas de cerveza vacía, restos de roscas por todos lados, envoltorios de comida precocinada, calcetines desparejados, calzoncillos con algún palomino, apuntes aquí y allá, bolígrafos, rotuladores, y una capa de polvo en la que tuvo que trabajar un arqueólogo para determinar la última vez que se le pasó un trapo”, según el testimonio de uno de los técnicos, actualmente de baja por ansiedad tras este episodio. “Aquello era el delta del Mekong, así mismo te lo digo”, añade.

Los jóvenes, estudiantes de Ingeniería, Veterinaria y Derecho en la ULPGC, han sido realojados de urgencia con varias abuelas de acogida, quienes ya les han informado de que están muy flacos porque hace tiempo que solo comen chucherías y no un buen potaje; parte del proceso de recuperación consiste en comer abundantes platos de cuchara para superar la adicción a la comida basura que se suele generar en estos entornos. De igual forma, las abuelas, voluntarias inscritas en el programa “Adopta un nieto para que coma con fundamento” del Gobierno de Canarias, se están volcando en lavarles y zurcirles la ropa, así como en controlar sus horarios mediante el chantaje emocional.

Se espera que los jóvenes puedan volver a vivir solos, bajo supervisión, una vez superen los cursos de gestión y mantenimiento del hogar que imparte la propia Inspección Sanitaria.

Maruca Johnson

Incisiva ante la actualidad desde que el cardado empezó a destruir la capa de ozono. Discreta a la par que elegante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conectar con Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para obtener mayor información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close